“Lengua de Signos para la Integración” en Santiago de Compostela

cartel_modelo2  “Lengua de Signos para la Integración” es la nueva propuesta formativa del GIA Helen Keller.

Este proyecto surge a partir de la experiencia profesional que varias de nosotras tenemos como mediadoras de niños sordociegos en contextos escolares de integración de 0 a 6 años. Conscientes de la riqueza que el bilingüismo aporta a todos los niños y adultos que intervienen en su educación (maestros, cuidadores, monitores) y el papel fundamental de las familias en todo el proceso, nos hacemos eco de las palabras de Gerardo Echeita “…cuando el entorno social que les rodea se hace accesible, se muestra respetuoso con su diferencia y se moviliza para prestar los apoyos que cada uno precisa, la discapacidad se diluye y tan solo nos encontramos con personas, sin más, que pueden desempeñar una vida autodeterminada y con calidad”

Una propuesta formativa basada en el aprendizaje de sistemas de comunicación alternativa, lengua de signos y expresión corporal aplicada a la misma, y en el desarrollo de estrategias para la adaptación de materiales, cuentos y canciones infantiles que nos sirvan para generar herramientas y recursos para las familias y los profesionales

Comenzamos en Santiago de Compostela con la colaboración de la Escuelita Galicia Montessori ¡¡te esperamos!!

Alexánder Suvórov – Un testimonio esperanzador

Un testimonio esperanzador. Alexánder Suvórov, un joven sordociego abocado a la desesperación y al dolor, reaccionó repentinamente tras oír un discurso en el que no se admitía la capacidad de ser íntegras a las personas con deficiencias graves. Hoy en día es doctor en Psicología, trabaja con niños sordociegos e intenta reconciliarse con la Fe.

Compartimos este testimonio con el propósito de reflexionar y dialogar con los amigos, con estudiantes, con profesionales… Una vida de entrega, de lucha y de diálogo con la vida, nada idílica, nada fácil, absolutamente real… ¡¡SEGUIMOS!!

“¿Cuál es su pilar interno? ¿Sobre qué punto de apoyo descansa? ¿la Fe o tal vez la intuición?”