La verdad sobre Helen Keller – The truth about Helen Keller por Ruth Shagoury

Zinn Education Project

Compartimos el artículo a partir del cual se gestó la investigación que tres años después es una realidad editorial  “Prende la luz – Escritos de Helen Keller ante la ceguera social” ¡Animamos a su difusión respetando su autoría y fuente original: Artículo Original Publicado en Zinn Education Project “The truth about Helen Keller” por Ruth Shagoury  

“El mundo no avanza solamente gracias a las historias de los grandes héroes, sino también gracias a la suma de los pequeños empujes de cada trabajador honrado”
Helen Keller

La historia de Helen Keller está grabada en nuestra memoria colectiva por su niñez. La recordamos con claridad a la edad de 7 años cuando su profesora, Annie Sullivan, la unió al lenguaje durante un momento mágico en la bomba de agua. Lo cierto es que más allá de sus años de adolescencia poco sabemos de su historia, salvo que trabajó en nombre de las personas con discapacidad.

Pero hay mucho más en la historia de Helen Keller que una ciega y brillante sorda que superó obstáculos increíbles. Helen Keller dedicó toda su vida a luchar por la trasformación de la sociedad integrando diversos movimientos sociales importantes del siglo XX.

Ella era una socialista consciente de que venció muchas dificultades en su vida gracias a la clase privilegiada de la que procedía – algo que no compartía con la mayor parte de sus contemporáneos ciegos o sordos. “Debí mi éxito, en parte, a las ventajas de mi nacimiento y entorno” – dijo ella. “He aprendido que los apoyos que he tenido no están al alcance de cualquiera”

 Es mucho más que un icono americano del “Sí se puede”; Helen Keller era una defensora incansable de los pobres. Su testimonio podría servir como un referente fascinante para niños, pero la mayor parte de libros ilustrados sobre ella son lamentablemente silenciosos respecto a su trabajo a lo largo de su vida.

La pasada década vivimos una oleada de publicaciones en literatura infantil que narraban historias de personas que lucharon por la transformación social. En una  búsqueda reciente de libros ilustrados que narran historias reales de personas “involucradas en el activismo social”, encontré muchos libros ricos en ilustraciones y textos multiculturales. Al principio estaba encantada por poder compartir estos libros con niños en mi vecindad y escuela. Pero al tiempo que crecía mi colección, mi frustración crecía con ella.

Me encontré con que muchos de los libros hacían hincapié únicamente en el individuo como héroe, obviando los movimientos sociales de los que formaban parte y con los que trabajaban. En su crítica de las representaciones populares de la historia de Rosa Parks, el educador y autor Herb Kohl, argumenta convincentemente que el papel de Rosa Parks  en la huelga de autobuses de Montgomery se reduce una y otra vez a la de una costurera pobre, cansada, que actúa desde la frustración personal y no como parte de una comunidad que lucha organizadamente contra el racismo. (“The Politics of Children’s Literature” available at http://www.zinnedproject.org)

 Y esto se repite con otros muchos líderes comunitarios y activistas sociales que son aislados del movimiento del que forman parte. El activista y educador Patrick Shannon hace un cuidadoso análisis de los factores que justifican esta sesgada visión de las historias, y del mensaje subyacente que se quiere trasmitir con ellos en los jóvenes lectores “Independientemente del tipo de género, los autores de estos libros buscan promover el autodesarrollo, el conocimiento de las emociones personales, la autosuficiencia, privacidad y competitividad frente a la preocupación por el desarrollo social, el servicio a la comunidad, la cooperación hacia objetivos compartidos y la prosperidad mutua”

 Me interesé por primera vez en el trabajo de la activista Helen Keller en los años 90 cuando leí a James Loewen en su libro “Mentiras que mi profesor me contó: Todo lo que los libros de texto de historia americana cuentan y es mentira” Loewen concluye que la forma en la que es narrada la historia de Helen Keller es mentira por omisión, pues se ha convertido en una historia de mínimos.

Examinando gran variedad de libros ilustrados escritos para niños y jóvenes sobre ella, me desanimé al descubrir que todos negaban la dedicación y el trabajo de su vida adulta y los aprendizajes que resultaron de todo ello.

He aquí una mujer que trabajó a lo largo de su vida como una defensora radical de los pobres pero que es representada como una especie de modelo santo a imitar por las personas con discapacidad.

La Imagen de Helen Keller en los Libros Ilustrados

 Para los fines de esta investigación escogí seis libros ilustrados publicados entre 1965 y 1997, y que en 2009 estaban fácilmente disponibles en librerías y websites. Cuatro de las seis cubiertas representan el famoso momento en donde Anne Sullivan, su profesora, deletrea la palabra “agua” en la mano de Helen. Este momento “cliché” es el punto culminante de cada libro, tal como está en las películas biográficas y por eso, para la mayoría de la gente, Helen permanece congelada en esa niñez.

Según estos libros pasará a la historia por su coraje y su trabajo con las personas sordas y ciegas. “La joven Helen Keller: Mujer de coraje” por Anne Benjamín (Troll, 1991) es un ejemplo de ello. Las 29 primeras páginas nos muestran a Helen,  con 12 años de edad, que puede leer y escribir “e incluso hablar” La última página, página 30, resume los 66 años restantes de su vida: “Cuando Helen tenía 20 años hizo algo que para muchos era imposible: fue a la universidad. Anne Sullivan fue con ella para ayudarla con sus estudios. Helen ocupó su vida en ayudar a las personas ciegas y sordas. Dio conferencias y escribió muchos libros. Helen Keller murió el 1 de junio de 1968 pero la gente en todo el mundo aún la recuerda por su coraje y vida valerosa.” Pero ¿coraje para hacer qué? Las declaraciones que resumen su coraje y su valor son ambiguas y confusas. Dio conferencias y escribió muchos libros” ¿Qué cuentan los libros de lo que hizo que fuera tan valeroso?

Ninguno de los libros que investigué mencionó que en 1909 Helen Keller se convirtió en una socialista y sufragista – movimientos que enmarcan la mayor parte de sus escritos.-

“Sentí la oportunidad creciente, y deseé tener una voz tan fuerte como la necesidad de abrirme al mundo” –escribió. Tampoco aquellos libros revelan a sus lectores, que las opciones editoriales y de publicación de Helen Keller disminuyeron, a causa de sus escritos apasionados sobre el derecho al voto de las mujeres, contra la guerra y contra la dominación corporativa.

Para promover la justicia social decidió que tomaría lecciones para mejorar su voz, de modo que pudiera hablar públicamente y de manera clara denunciar la injusticia. Esto es el verdadero coraje. Incluso después de tres años de trabajo diario, su voz era desigual y difícil de controlar. A pesar de que le avergonzaba el timbre de su voz y le aterrorizaran las muchedumbres, Helen continuó su circuito de conferencias.

Más tarde escribió que se sintió como si ella fuera su propio verdugo: “El terror invadió mi carne, mi mente se congeló, mi corazón dejó de golpear. Seguí repitiendo, ¿Qué haré? ¿Qué haré para calmar este tumulto interno?”

 Los libros ilustrados omiten el coraje que llevó a Helen Keller lejos de su casa para visitar vecindades necesitadas en la Ciudad de Nueva York, donde aprendió de primera mano el horror de las condiciones de hacinamiento e insalubridad en las que vivían. Indignada por las prácticas de “trabajo” infantil que encontró, se formó en organización sindical y se preparó para afrontar la violencia que ejercerían sobre huelguistas y organizadores. Escribió artículos denunciando la Matanza de Ludlow, donde en una tentativa de acabar con la huelga de los mineros, la Guardia Nacional del Colorado disparó a 13 personas y quemó a 11 niños vivos y a dos mujeres. La mina de Ludlow pertenecía al poderoso millonario John D. Rockefeller, quien pagó los salarios de la Guardia Nacional. Cuando los periódicos vacilaban si publicar o no sus artículos, Helen tomó la palabra públicamente contra Rockefeller: “He seguido, paso a paso, los acontecimientos en Colorado, donde las mujeres y niños sin piedad han sido asesinados. Sr. Rockefeller, es usted un monstruo del capitalismo” declaró ella. “Él se muestra caritativo y al mismo tiempo permite a los trabajadores desvalidos, sus mujeres, y niños ser derribados”

 Helen Keller no tuvo reparo al hacer preguntas políticamente incorrectas: “¿Por qué en esta tierra rica hay tanta pobreza?” – escribió en 1912. “¿Por qué trabajan los niños en los molinos mientras miles de hombres no consiguen trabajo?, ¿por qué las mujeres que no hacen nada tienen miles de dólares al año para gastar?”

  Este coraje para denunciar tan claramente sus convicciones también es ignorado en el libro de Johanna Hurwith “Helen Keller: Coraje en la oscuridad” (Random House, 1997). Aquí sus logros son resumidos en la última página:

“La historia de Helen Keller ha sido contada muchas veces. Fue sujeto de libros, juegos, películas, y programas de televisión. El Servicio Postal de los Estados Unidos le dedicó un sello, y una organización con su nombre trabaja para ayudar a personas ciegas. La vida de Helen Keller estuvo llena de silencio y oscuridad. Pero ella tenía el coraje y la determinación de alumbrar sus días.” Esto es lo que entienden por su coraje, ser sujeto pasivo, ser un icono, “sujeto” de los medios de comunicación, un nombre detrás de una organización, y lo mejor de todo: ¡una imagen sobre un sello!

¡Qué contraste con el propio compromiso de Helen por tener una vida activa y productiva! Así lo escribió en su autobiografía en 1929. Keller declaró: “Resolví que independientemente del papel que jugase en la vida éste nunca sería pasivo”

 Los niños no aprenden que Helen Keller no sólo apoyó a organizaciones para personas ciegas. Su compromiso estaba también en la militancia de sindicatos radicales como el de Trabajadores Industriales del Mundo, poniéndose en riesgo ella misma. Tampoco descubren su apoyo a organizaciones de derechos civiles como la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP)

E. B. DuBois publicó las noticias de sus donaciones financieras y el texto de su carta de apoyo en la publicación de la organización: “Avergonzada en mi alma, contemplo las lágrimas de aquellos oprimidos del Sur que deben criar a sus hijos en la esclavitud de ser siervos, porque al otro lado está el opresor con sus campos y viñedos ejerciendo el poder “escribió Helen.

Recientemente busqué dos libros ilustrados de gran éxito de ventas: “Helen Keller” por David Adler (Scott Foresman, 1992) y “Una muchacha llamada Helen Keller” de Margo Lundell (Cartwell, 1995). El “coraje pasivo” está en el centro de ambos libros también. Al menos en el libro de Lundell, a Helen se le atribuyen algunas acciones. Después de dedicarle 42 de las 44 páginas del libro a su ñinez, el autor resume la vida de Helen Keller con la siguiente lista:

  • Helen escribió 5 libros
  • Se entrevistó con reyes y presidentes
  • Viajó y dio conferencias por todo el mundo
  • La mayor parte de su trabajo lo dedicó a ayudar a las personas ciegas y sordas
  • Era una persona cálida y cariñosa
  • Su vida generó esperanza

Probablemente Helen se horrorizaría por esta representación vaga y errónea de su vida.

Es cierto que viajó y dio conferencias por todo el mundo pero Lundell no insinúa que dijo cosas como que: “El futuro de América descansa sobre el trabajo de 80 millones de obreros, mujeres y sus niños. Para poner fin a la guerra y al capitalismo todo lo que se necesita es ponerse firme y plantarse”

Lundell es igualmente vago sobre el contenido de sus libros, descuidando mencionar ensayos como “Cómo me hice Socialista” o libros que ella misma escribió como “Fuera de la Oscuridad: Ensayos, Cartas, y Discursos desde la visión física y social”

 La sinopsis que Lundell hace de los logros de Keller gira en torno a gente famosa- “reyes y presidentes” – a los que conoció. Pero su compromiso y su trabajo por el cambio político ponían en el centro a los obreros, a los niños que trabajaban, a los oprimidos, y por ello participaba en reuniones y marchas, y se organizaba con sus amigos para hablar de política y planificar la estrategia. “Nunca sentí que la oscuridad del silencio me separara de mis compañeros” – escribió ella. “Cualquier sentido de aislamiento era imposible; al abrir las puertas de mi corazón al mundo, el mundo entró”  Helen demostró la unión con sus compañeros de trabajo una y otra vez.

Un ejemplo fascinante ocurrió en 1919, cuando Keller protagonizó “Deliverance”, una película silenciosa sobre su vida. Helen apoyó la huelga de la Unión de Equidad de Actores cuando rechazó cruzar el piquete para asistir a la presentación y se unió a la marcha organizada por ellos.

“Helen Keller” del escritor David Adler, es la biografía ilustrada de Helen con mayor éxito de venta entre los jóvenes. Al igual que ocurrió con los demás libros que investigué, éste enfoca su vida en los primeros 20 años de Helen antes de licenciarse en Radcliffe.

Los dos episodios importantes en la vida adulta de Helen que David Adler incluye son: sus visitas a soldados ciegos durante la segunda Guerra Mundial y su trabajo para la Fundación Americana para Ciegos. El libro hace caso omiso de su productivo trabajo como escritora y activista social. En la última página del libro, Adler resume su trabajo: “Helen Keller no podía ver ni oír, pero durante más de 80 años, siempre estuvo ocupada. Leyó y escribió libros. Aprendió a nadar y montar en bicicleta. Hizo muchas cosas bien pero lo más importante es que fue capaz de dar esperanza y amor a los millones de personas con discapacidad en el mundo”

 Adler dedica unas líneas para contar que Helen aprendió a nadar y montar en bicicleta, pero no declara que colaboró con la Unión de Libertades Civiles Americana o que luchó para mejorar la asistencia médica de los infantes. La escasez de información en estos libros para niños es asombrosa. Su compromiso se reduce a la frase “siempre estuvo ocupada”

 Los niños también podrían aprender de la compasión de Helen, y su sentido de responsabilidad en la lucha por la paz después de su visita a Hiroshima y Nagasaki en 1948. Profundamente conmovida por la gente que allí encontró y las historias que describían, escribió: “Marcó una profunda cicatriz en mi alma” y “Estoy más decidida que nunca a luchar contra los demonios de la guerra atómica… y a luchar por la paz”

¿Qué ocurre con esta historia?

 “Mientras me dediqué a trabajar para las personas ciegas, la gente me elogiaba de una manera extravagante, llegándome a llamar “la arcipreste de los ciegos” o “el milagro moderno” – le confesaba a su amigo Robert LaFollete, un pacifista que postuló como tercer candidato progresista a la presidencia en 1924. “Pero cuando mi discurso pone en el centro a la pobreza, y mantengo que ésta es resultado de una economía inadecuada, y que el sistema industrial bajo el que vivimos es la causa de la ceguera y sordera en la que vive la mayor parte del mundo, entonces la cosa cambia”

 Mientras vivió, Helen luchó contra la tendencia de los medios de comunicación de ponerla sobre un pedestal como “modelo dulce y bondadoso de discapacitada que venció a las adversidades

La Fundación Americana para Ciegos dependió de ella como portavoz, pero algunos de sus líderes se horrorizaban por su activismo. Robert Irwin, director ejecutivo de la fundación, escribió a uno de los fideicomisarios: “El hábito de Helen Keller de juguetear con comunistas ha sido durante mucho tiempo motivo de vergüenza para sus amigos conservadores. ¡Por favor aconséjenla!”

 A partir de su muerte, su testimonio como activista por la justicia social queda oculto bajo la alfombra. Su biógrafa Dorothy Herman concluye: “Se oculta de su biografía su socialismo militante, se oculta el hecho de que una vez tuvo que ser protegida por seis policías tras un discurso en Nueva York seguido por dos mil personas, en el que denunciaba ardientemente, ante la admiración de la muchedumbre, la participación de EE UU en la Primera Guerra Mundial. La guerra –dijo entre ensordecedores aplausos- era una estratagema capitalista para esclavizar aún más a los trabajadores. Como ocurrió durante su vida, la imagen pública de Helen Keller sigue siendo la de una angelical, asexuada, ciega y sorda que huele una rosa mientras sostiene sobre su regazo un libro abierto de braille”

 ¿Pero por qué es tan conscientemente excluido su activismo social de las versiones de sus biografías? Quizás porque la mítica Helen Keller se convierte así en un icono moral, que trasmite una lección políticamente conservadora, que acentúa la capacidad del individuo de vencer la adversidad personal en un mundo injusto: “La sociedad está bien como está, y si no ¡miren a Helen Keller! Incluso ella que fue ciega y sorda pudo trabajar sin perder la sonrisa. Venció sus hándicaps. Se entrevistó con reyes, presidentes y es recordada por su trabajo para personas con discapacidad. Con todo esto ¿Qué queja puede hacer usted de esta gran nación?”

Esta visión degradante de Helen Keller la deja anclada en su niñez. Nunca consigue ser un adulto; más bien, es enmarcada como una niña adulta que venció sus desventajas. Como ocurre con otras personas con discapacidad, Helen Keller no debe ser definida por su ceguera o su sordera. Ella se veía a si misma como una persona libre e independiente – como ella escribió: “Un ser humano con mente propia”

  Es hora ya de ir más allá del mito deformado de Helen Keller, repetido una y otra vez en los libros ilustrados. Es hora de dejar de mentir a los niños y compartir la verdadera historia de su vida adulta y su trabajo. ¿Qué mejor lección pueden aprender los niños que las recompensas propias de una vida comprometida trabajando por la transformación de un mundo más justo?

Escrito por Ruth Shagoury                                                         Traducido por Silvia Rumeu

Artículo Original Publicado en Zinn Education Project “The truth about Helen Keller”

 

Presentaciones “Prende la luz” en Mayo ¡MADRID Y GRAN CANARIA!

El próximo sábado 9 de Mayo a las 19:45 presentaremos el libro en Madrid en Parroquia Santa María del Silencio carte.LASPALMAS_WEB(Pastoral de personas Sordas de Madrid) en C/ Raimundo Fernández Villaverde. El acto será accesible en LSE.

El viernes 22 de Mayo a las 19:00 presentaremos el libro en Las Palmas de Gran Canaria en C/ Cebrián 54, en la Cafebrería “Café d´Espacio”

¡¡ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO!!

y recién nos confirman que el miércoles 27 de Mayo a las 12:30 en el I.E.S Ponce de León en Madrid  los alumnos del CFGS Interpretación de Lengua de Signos han organizado una presentación en su centro ¡Enhorabuena por la iniciativa de estos futuros profesionales!